lunes, 22 de agosto de 2016

El PSOE debería abstenerse

de defraudar nuevamente. A pesar de que Sánchez se retractó de su opinión, la indigna realidad, como el dinosaurio, continúa allí. Es hasta enternecedor que Rajoy amenace con más democracia si no se cede al chantaje. ¿Debería temer la democracia unas terceras elecciones? ¿Desde qué momento la democracia se avergüenza de votar? ¿No debería ser más vergonzoso permitir gobernar a quien trae un currículum tal de desprecio a la democracia? España necesita un gobierno, no lo que ofrece y acostumbra Rajoy. Al final descubriremos que hace tiempo detonaron en el gobierno de Rajoy un nuevo tipo de bomba de neutrones. Terminó con toda vida inteligente, pero dejó intactos los cargos y el coche oficial. Por eso, el gobierno está más en los cielos que en la tierra. Y no hablo solamente de las élites económicas o del paraíso de Wert y consorte en Paris. ¿En serio necesitamos otra vez al misterio de Fátima, imitando a Don Mendo y pidiendo a la virgen de alguna cosa o lugar que termine con el paro?  Un ministro de interior que no sabe a quien condecora en la tierra (famoso comisario Villarejo), dado que se ocupa sobre todo de a quién condecora en el cielo (¿La Virgen del Amor era?). En esta, ojalá que exista su Dios, aunque sea solamente para él. Ya le veo ante la tronante voz, explicando la soberbia de condecorar a su madre. ¿Qué honor cree el que puede hacer a la fuente de todos los honores? Le va a caer una buena…
Volviendo a la paella ¿No quieren entender los kamikazes del PSOE que cuando piden responsabilidad y permitir formar gobierno a la derecha, se están haciendo responsables de las consecuencias? Entre sus argumentos, los españoles no nos perdonaran unas terceras elecciones. Ya se lo digo yo: los españoles no les van a perdonar que permitan a Rajoy gobernar. ¿Estoy sensible o la cosa es grave y desde la derecha están chantajeando a la democracia?

El dinero y la derecha, pero sobre todo el dinero, está en campaña. Los medios de comunicación culpan y culparan al PSOE de unas terceras elecciones. Pero eso es una interpretación. Puede que los españoles estén cansados, pero también agradecidos de la oportunidad de unas terceras elecciones, para corregir los errores del voto a Podemos, por ejemplo, o de las consecuencias de haberse abstenido. Es lo que se llama ajuste por iteración. Al fin y al cabo, los electorados no han podido valorar y sopesar qué es quién y quién es qué. Ahora, de nuevo, todas las cartas están boca arriba sobre la mesa…

Dedicada al PP en general y a Rajoy en particular, por estos cinco años de gobierno, con todo el cariño.






martes, 9 de agosto de 2016

Cheek to Cheek


Le pide Rivera a Rajoy dos para hoy y cuatro para pasado mañana. No es mal remate para iniciar el regateo. Ciudadanos, como estaba del tiempo, no le dará cuerda al PP para que se ahorque, sino para mantener el reloj de la derecha más tiempo en marcha. Ahora, en poco, podrán brindar con aquello de “arriba, abajo, al centro y para adentro”. Para los “adentros” de la administración y de los repartos de posiciones. No se mareen, la del pacto Ciudadanos-PP es la del 69. Me refiero a la generación, no al gustito que se darán. Es el momento para que la regeneración del 69 se meta de cabeza en todo lo que trae cola en la política de derechas. Pareto diría, más claro y no lo puedes llamar consomé. Cuando los políticos ambiciosos no encuentran hueco, se meten de cabeza en la circulación de las élites. Unos irán de seis supino y otros de nueve. O de nuevo. Ciudadanos será reabsorbido por el PP (como sidecar,  como crema hidratante, depende de la negociación). Les anticipo un avance de las reuniones secretas de la negociación entre Ciudadanos y el PP.

Comenzaran así.


Y así terminaran... con más baile que letra.

Cheek to Cheek  


¿Qué hay de nuevo, viejo? (Música de pato americano). Poco y cada vez más antiguo. Existe algo tragicómico en todo esto. Que el partido que quiso capitalizar el desencanto (Podemos) se encuentre desencantado es casi redundante. Cuentan los medios, que están paralizados políticamente por su fragmentación ideológica (de ahí veníamos en los movimientos y marchas) y su falta de relevancia en la toma de decisiones políticas (de esa alienación también veníamos como ciudadanos). Podemos es el partido que mejor representa a sus votantes hasta el punto de ser su reflejo en el espejo oscuro de la política. Podemos, será devorado (puede que ya) por sus padres refundadores de la democracia.

En el PSOE van bien. Durante mucho tiempo sacrificó a media España, sus electores y los que les votaban a cambio de un mal entendido bien mayor: la gobernabilidad. La responsabilidad de Estado, con todas sus letras. No hay más que leer a González, mejor ejemplo imposible: se debe dejar gobernar a Rajoy aunque repugne su política y sus gobiernos (Medallas a las vírgenes, y tanto que recordar no quiero, como mordazas llenas de sombras sin Grey). ¿No es eso traicionar la confianza de alguien?. Se acostumbraron a tomar el voto y hacer con él un “cómo me la maravillaría yo”.

Cañamero, entrevistado en TV, y en respuesta a la petición de un pronóstico, afirma que el PSOE se abstendrá “por responsabilidad” (mientras hace comillas imaginarias con las manos). Es una copla tan antigua como triste. Al fin y al cabo, detrás de la responsabilidad solamente existían amistades, tráfico de influencias, de posiciones y consejos en las cajas. ¿Será verdad que el PSOE vuelve a representar y defender lo que dice? ¿Habrá olvidado el viejo habito de decir una cosa y por responsabilidad (en alemán "nomejodasconlagaita") hacer la contraria (léase “es imposible eliminar el servicio militar”)? ¿Volverán a preocuparse de los ciudadanos, ahora que ya no hay cajas de ahorros que les distraigan? Misterio. Veremos que pasa.

Llegado el momento abstenerse, con la excusa de poder hacer oposición (oxímoron morón) le espera Soraya con un mantra semanal en reproche a todo “no” legislativo: si su intención era no dejarnos gobernar, ¿Para qué nos permitieron formar gobierno? Y verán lo bien que lo baila la moza. El argumento.

Mientras tanto el Inane, vuelve a dar consejos y patrullar el perímetro (anda a ratos por Venezuela y tal y tal). El periodo Zapatero fue la síntesis de la historia del PSOE. Llegó en el 2004 retirando unilateralmente por la puerta grande las tropas de Irak. Lo prometió y Bono se puso medalla y fanfarrias por cumplir promesa electoral. Él sabrá la razón para que una promesa cumplida fuese motivo de medalla y celebración. Se fue en 2011 metiéndonos de cabeza por la puerta de atrás en el paraguas nuclear de los Estados Unidos. Sin consultar, sin informar, sin matices. Si lo de Aznar fue de juzgado de guardia, lo de Inane lo fue de guardar juicio. La justificación del ministro de turno, otro oxímoron. Convertirnos en objetivo militar relevante nos permite sentirnos más seguros. Es lo habitual y apropiado en política mal entendida.

En esta ocasión los tiempos al menos son favorables para Rivera. Es lo natural hacer en agosto el agosto.


sábado, 30 de julio de 2016

A partir de mañana

Ya está confirmado. El PSOE por fin sabe y extrae las consecuencias debidas de  todas sus “originalidades” pasadas. Parece que reconoce el peligro cierto del abismo abierto bajo sus pies electorales. En el partido bailan en el alambre desde la segunda legislatura de Zapatero. Ya venían quemados de atrás, pero en esa metieron los dedos en el enchufe y cortocircuitaron. La experiencia Rubalcaba, ya lo dijimos en directo, sobró de largo. Era un tiempo muerto, en el que se hicieron responsables por mor de una responsabilidad de estado mal entendida y peor digerida, de más canalladas (incluidos torpedeos a Iniciativas Legislativas) de las imprescindibles.
Ahora, de vez en cuando se juntan tres toros pasados para recordar lo obvio, que ellos y ellas no hicieron en su momento. Pero ya solamente les hacen caso los periodistas de guardia con la guardia bajada. Que si hay que hacer gobierno, que si hay que defender la democracia y sus instituciones, que si vaya usted a saber qué por dios, por el IBEX y sus representantes en la tierra política. Ahora barones y baronesas ya saben, o parece que saben, que la estupidez y el interés no se compadece de cargos y renombres, puestos o posiciones. Quizás y solo quizás encuentren la salida del laberinto y olé. No piensan apoyar a Rajoy. ¿Obvio, no? Diría mi amigo argentino imaginario. Pues ya verá usted, que no siempre y no a todos les parece evidente aquello para lo que no hace falta ser vidente.

En esta vida es importante ser el protagonista de la nuestra, en aciertos y errores. También lo es tener claro el papel que llevamos en las vidas de los demás. En muchas somos figurantes, secundarios, especialistas en escenas de riesgo, dobles o incluso decorado. ¿Quién no se ha sentido alguna vez como una esquina o una farola, allí plantado en medio de la acción sin cámara ni guión? Pues eso. En el caso de la política española, Podemos y Ciudadanos nunca comprendieron su papel. Tras el casting, dieron figura para dar la replica a los actores de reparto. No para ser protagonistas, más bien a lo mucho meritorios. Su papel era cualificar, corregir, jugar las bisagras y las minorías para obligar a los pasados de caché a conectar con la realidad. Ciudadanos es y debe ser la muleta del PP. Es para lo que UPyD se reencarnó en él. Para forzar al PP a depurar la corrupción, la mala práctica política, los hábitos heredados. Dar espacio y programa a todo lo social que allí debió de estar. No terminan de enterarse que nobleza obliga. Son conservadores, jóvenes, centralistas y con toque social en cuatro cosas. En otro PP con menos caspa y blindaje, hubiesen sido diputados prosperados con sede en Génova. No son el plato principal de la derecha. Son los entremeses variados para entretener el hambre. El centro en España es un cazador solitario y no tiene descanso ni dirección postal. Albert no es Adolfo y vayan a terceras, sus diputados caben bajo palio.
Podemos es una granada de fragmentación. Con un papel en la historia semejante al de Ciudadanos, decidió ser el “prota de la peli”. Para ello se marcó un Peter Sellers en la película “El guateque” (The Party). Mucho ruido, invadiendo las escenas de los demás, robando papel y guión, llenando de “morcillas” toda intervención. En la primera proyección Gunga Din Iglesias se cargó la película. En la segunda, va camino a Soria. Aquí tiene su público, y podrá dedicarse al cine de autor. En una tercera, puestos a escoger entre Crocopulpo y el cine francés en blanco y negro subtitulado en coreano, el PSOE puede hasta mejorar. Veamos a Pablo Iglesias tras las elecciones de diciembre.

Inicio de El Guateque

Ahora el caos. Si ya no podemos confiar en que el PSOE hará todo al revés de lo que debe hacer, Ciudadanos no pasa a cobrar pensando que llegará otro tren,  Podemos va de papel pintado, cada vez más demodé y el PP funciona en funciones esperando a Godot, esto es un sol por Antequera. Sabemos sobrado que los líderes que tenemos no son demasiado grandes, por lo que la conclusión es evidente: la política de verdad es demasiado grande para ellos. El ejemplo es de títere sin cabeza. Ver a una ex su señoría como Javier Arenas haciéndose un casta Susana en público, es de lo más porno. Que serio se pone este Eugenio cuando hace chistes. Tendrían que sacarlo más en la tele y también de algún despacho oficial.